top of page
  • jaimerosas

El arte de Vivir

Actualizado: 23 oct 2022

Si vivir es un arte, y ser músico es un arte en sí mismo, un músico debería saber mucho sobre vivir. Por supuesto que hay notables excepciones, pero, y esto es profundamente cierto, hay muchas características que tienen la mayoría de los músicos y que son extremadamente útiles para el arte de vivir.


Primero, el arte de entender la vida. Desde un punto de vista cercano al existencialismo, la música no es un idioma diferente (como portugués, español, inglés, chino o ruso) sino un tipo diferente de comunicación. No estamos tratando con palabras, sino con el sonido en sí mismo, en forma pura. El significado, el sentido, la significación y la connotación son completamente diferentes. Las habilidades de abstracción tienden a estar profundamente desarrolladas. ¿Porque es esto importante? Porque esta característica que tiene la música, nos ayuda a desarrollar nuestra percepción, podemos “ver” las cosas de manera diferente, de manera complementaria, adicional. Nos resulta fácil no solo poder ver hechos o acciones, sino categorías, conceptos, ideas, ontología, estética, etc.


Segundo: el arte de lidiar con el fracaso. Estamos acostumbrados a escuchar “no” más de lo que nos gustaría, pero esa situación ingrata y coyuntural construye una actitud fuerte y positiva ante la vida. La vida se trata de aprender a lidiar con el fracaso; de hecho, el éxito puede definirse como el resultado natural de fracasos pasados. Realmente nunca fallas hasta que dejas de intentarlo. Esto construye el carácter y nos hace más maduros (lo que tendemos a equilibrar siendo inmaduros de muchas otras maneras).


Tercero, el arte de escuchar al yo interior. Esto es especialmente cierto para los compositores: cuando aprendemos a escuchar nuestra música interna, también estamos aprendiendo a escuchar nuestra voz interior, el sabio dentro del artista, el sabio que duerme en nuestra memoria colectiva. Aunque muchas veces esto puede leerse como un 'comportamiento autista', pues tendemos a vivir para adentro tanto como vivimos para el mundo exterior, lo cierto es que el interior es una luz, una guía que nos dice susurrando como un murmullo pequeños secretos que nos ayudan a afrontar mejor la vida.


Cuarto, el arte de seguir nuestro propio camino. Esto es cierto para todos los artistas: no existe un camino marcado en la vida de los artistas. Cada uno de nosotros trata de seguir su propio camino, cometiendo muchos errores y pocas buenas elecciones, pero, sobre todo, aprendiendo, creciendo y disfrutando de las cosas simples de la vida. Esto es cierto desde el hardcore 'Love, Sex and Rock 'n Roll', hasta la espiritual 'Oda a la Alegría'. Cosas simples que nos hacen felices, más plenos, más ricos. Cuando sigues tu propio camino, aprendes mucho más porque tienes el privilegio de cometer tus propios errores, no los de otra persona.


Finalmente, el arte de vivir la vida al máximo. Esto tiene como un peligro innegable, (la lista de artistas ‘too young to die’ es demasiado larga, y sigue creciendo) pero en ese estilo extremo de vivir amamos, disfrutamos y sufrimos más, vivimos más; y si nuestras habilidades artísticas son buenas, podemos vivir para siempre.




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page